Good Bye

La semana del 08 al 15 de marzo Kuailian pondrá en marcha un proceso por el cual, cualquier cliente que no esté contento, no tenga confianza en el proyecto o, simplemente, quiera salir, podrá hacerlo.

Es un acontecimiento excepcional, ya que supone poder salir de Kuailian antes de la finalización de los contratos.

Quien no se acoja a esta medida, igualmente podrá solicitar el reembolso de sus fondos a la finalización del contrato, que para los kuais es de 1.000 días y para las nuevas licencias SPU es de 183 días.

De este modo, cualquier persona que haya cambiado sus kuais por SPU y que ya haya cumplido este plazo de 183 días no necesita salir durante esta semana. Podrá hacerlo en cualquier momento que lo desee.

En todo caso, este momento tan extraordinario supone una buena oportunidad de hacer balance y exponer 5 motivos para seguir con Kuailian y 5 motivos para marcharse.

Como siempre, lo que escribo a continuación es mi opinión personal, con la que se puede estar de acuerdo o en desacuerdo.

5 motivos para quedarse

1. La posibilidad de salir de forma anticipada

El simple hecho de que Kuailian brinde la oportunidad de marcharse a quien lo desee recuperando el colateral que le corresponda ya es toda una garantía.

Eso implica que Kuailian dispone de los fondos necesarios para hacer frente a esas salidas. En otras palabras, los rendimientos que ha ido pagando durante todo este tiempo no provienen de la entrada de nuevos clientes, como sería el caso de una estafa piramidal.

De haber sido así, Kuailian ya no dispondría de los fondos necesarios para hacer frente a esas potenciales salidas.

2. El valor del pool es comprobable

Este punto es una consecuencia del anterior.

Para poder hacer frente a las liquidaciones, Kuailian ha desinvertido todo el capital que tenía en staking y lo ha depositado en 3 Wallets públicas de 3 criptomonedas muy estables: Polkadot, Tron y Cardano:

Sumando el balance de estas 3 carteras podemos ver el valor total del pool actual, que está alrededor de los 100 millones de dólares (variando en función del valor de las 3 criptomonedas).

Ese capital estará disponible en estas carteras hasta que finalicen las liquidaciones de los clientes que soliciten marcharse. El remanente será lo que se destine al nuevo pool de staking.

3. Un historial notable de rentabilidades

Las rentabilidades que ha ido repartiendo Kuailian durante todo este tiempo han sido, cuando menos, notables.

Con sus más y sus menos, su meses mejores y sus meses peores, pero los datos son los que son.

El promedio de rentabilidades mensuales de Kuailian en el global del 2.020 ha sido del 3,49% para Low Risk, del 7,78% para Medium Risk y del 12,52% para High Risk.

4. El aval de más de dos años de historia

Más de dos años de andadura en el mundo cripto es toda una vida.

Por el camino hemos visto nacer y desaparecer muchos proyectos, en algunos casos, competidores de Kuailian, mientras que Kuailian ha demostrado capacidad de adaptación y de ir superando las dificultades, que no han sido pocas.

No siempre se han tomado decisiones acertadas. Como en cualquier otro ámbito, se han cometido errores, pero Kuailian ha sido capaz de aprender de ellos y corregirlos.

Se ha evolucionado tecnológicamente, se han desarrollado nuevos productos, se van mejorando de forma continuada los servicios disponibles para los usuarios… en definitiva, Kuailian está permanentemente innovando.

Y como muestra, el nuevo sistema de pagos basado en la blockchain de Tron que verá la luz en las próximas semanas.

5. Un futuro prometedor

Kuailian encara esta nueva etapa con enorme solidez y con un Roadmap espectacular.

A la comercialización inminente de las nuevas licencias multistrategy SPU le seguirán otros proyectos tan ilusionantes como la tokeniación de activos o Kuailian Travel, entre otros.

Y todos elllos supondrán nuevas fuentes de ingresos para los clientes de Kuailian.

5 motivos para marcharse

1. Los problemas con los pagos

La segunda mitad del año 2020 ha sido una verdadera pesadilla en lo que a los pagos se refire.

Kuailian siempre ha manifestado que su objetivo era distribuir rendimientos de forma diaria. Y mientras la blockchain de ETH ha funcionado de una manera razonable, Kuailian ha cumplido su palabra.

Pero desde que los proyectos DeFi revolucionaron la blockchain de ETH y dispararon las comisiones por operar en la red, la sistemática de pagos diarios ha sido un verdadero dolor de cabeza.

La primera medida adoptada por Kuailian fue acumular pagos y distribuirlo una vez per semana para minimizar el gasto en comisiones, mientras buscaba una solución alternativa.

La solución alternativa fue la adopción de la Sidechain de Zksync, que resultó ser un verdadero fiasco. Lo cual obligó a volver al paso anterior.

Es cierto que Kuailian ha ido pagando lo que correspondía y que los problemas han sido ajenos a la compañía, pero la realidad es que no se ha cumplido el compromiso de pagos diarios y que los retrasos han sido habituales.

2. La ausencia de herramientas de supervisión

Si algo le ha faltado a Kuailian en todo este tiempo para disipar cualquier tipo de duda ha sido el contar con herramientas de monitorización, ya sea para los propios clientes o para obtener el aval de un tercero independiente.

Empezando por la auditoría de Deloitte, que se inició pero nunca llegó a completarse (no queda claro si por culpa de Kuailian o de Deloitte) y acabando por la auditoría por parte del MAS de Singapur para obtener la licencia SVF, que debería haber finalizado a finales de 2.020 pero que a día de hoy todavía no ha finalizado.

Es cierto que por el camino se han obtenido las licencias para operar en Estonia, que también requieren de ciertas auditorías, pero no sustituye a las mencionadas anteriormente.

En principio, con la nueva instancia que Kuailian está montando en la actualidad, las posibilidades de monitorización serán muy superiores, e incluso se completará una auditoría por una de las Big 4. Veremos si esta vez llega a buen puerto, pero hasta ahora, la única fuente de información ha sido el propio Kuailian.

Lo cual ha dado pie a todo tipo de sospechas, especulaciones y ataques.

3. La falta de comunicación

Otro de los problemas que ha tenido Kuailian ha sido el flujo de comunicación con sus clientes.

Como es normal, el camino no ha estado exento de problemas.

Si bien Kuailian ha sido diligente a la hora de solucionar los problemas, no se puede decir lo mismo en materia de comunicación.

Cuando ha surgido algún problema, ha sido habitual que la empresa no reaccionara con la agilidad necesaria, Ha tardado en dar las explicaciones oficiales y en comunicar el plan de acción para solucionarlo.

Cuando la información ha llegado, la mayoría de las veces ha sido clara, concisa y razonable, pero en demasiadas ocasiones ésta ha llegado tarde.

Lo cual ha dado lugar a nervios, especulaciones y verdaderas crisis que de haberse explicado en tiempo y forma se hubieran podido evitar.

Si a eso añadimos un departamento de soporte probablemente infradimensionado y que en muchos casos no da respuestas suficientemente detalladas, la sensación de abandono es a veces palpable.

4. La bajada de los rendimientos

Este es un tema que ha generado mucha controversia, ya que de forma invariable, los rendimientos han ido decreciendo paulatinamente.

Si bien es cierto que, en términos generales, los rendimientos han sido muy buenos, también lo es que mes a mes han ido decreciendo.

Pero este decrecimiento no siempre ha sido real. Ha sido fruto de un efecto contable por la forma de medirlos.

Hasta ahora Kuailian ha utilizado como valor referencia el ETH.

Los pagos de los rendimiemtos se hacían (y de momento se siguen haciendo) en ETH, y las rentabilidades se medían en base al ETH.

Esto ha tenido un efecto muy nocivo en las rentabilidades propiciado por el gran crecimiento que ha tenido ETH, muy superior al de cualquier otro token sobre los que Kuailian hace staking.

El efecto final es que, a pesar de Kuailian pudiera estar incrementando sus rendimientos en tokens generados, esos tokens cada vez podían ser intercambiados por menos ETH, ya que ETH cada vez era más caro. Dándose la paradoja de que un aumento de la rentabilidad en tokens, se traducía a ojos del cliente en un descenso de los ETH obtenidos, y en consecuencia, de la rentabilidad.

Por mucho que esos ETH recibidos pudieran tener más valor, la percepción era que la rentabilidad iba bajando, lo cual lógicamente no gusta a nadie.

5. La base de cálculo en ETH

Para mí, éste ha sido sin duda el error más importante de Kuailian en toda su andadura y que ha provocado un problema grave de sostenibilidad y de difícil solución.

Hasta ahora, cuando un cliente compraba licencias, se tenían en cuenta los ETH que ese cliente estaba aportando y se comparaban con el total de licencias aportados por el resto de clientes. Eso determinaba su porcentaje de participación, que es la base tanto para el reparto de los rendimientos diarios generados por el pool como para la recuperación del colateral a la finalización del contrato.

El coste de las licencias, es siempre el mismo, 100 USD, que se pagaba con su contravalor en ETH. Pero el precio de ETH se ha ido incrementado de una forma impensable en el último año.

Así, dos personas que hubieran hecho la misma aportación en dólares por la compra de una licencia, en función del precio de ETH en el momento de la compra, estaban aportando cantidades muy distintas de ETH. Quien compró las licencias con ETH muy bajo aportó 10 ó 15 veces más ETH que quien compró con ETH más caro. Y por tanto, su % de participación y en consecuencia, sus rendimientos, eran absolutamente desequilibrados.

Con un escenario de ETH cada vez más alto, la situación se vuelve insostenible, ya que los nuevos socios que compran licencias obtienen un porcentaje de participación ridículo comparado con los clientes que llevan más tiempo en Kuailian.

Ante ello, Kuailian decide, de forma acertada, que los nuevos productos que comercialice, ya no tendrán como base de cálculo ETH, sino USDT, o lo que es lo mismo, el dólar.

Así, dos personas que compren licencias por valor de 100$, independientemente de cuando lo hagan, tendrán exactamente el mismo porcentaje de participación, lo cual parece lo más razonable y soluciona el problema de tomar como base de calculo una referencia cuyo valor no es fijo.

El problema surge con la transición de un sistema al otro.

Quien entró en Kuailian con unas determinadas reglas del juego, que a la postre han resultado ser muy favorables para él, difícilmente aceptará que, de forma unilateral, Kuailian se las cambie.

Es un problema de difícil solución, ya que lo que es una medida lógica para reestablecer un reparto más equilibrado a nivel colectivo, es un grave perjuicio para determinadas personas a nivel particular, al que, según mi opinión, tienen todo el derecho del mundo a oponerse.

Conclusión

La trayectoria de Kuailian no ha sido en absoluto un camino rosas. Nunca lo es.

Ha habido obstáculos, dificultades y problemas, por lo que es comprensible que mucha gente se haya desencantado y aproveche esta oportunidad que brinda la empresa para abandonar el proyecto.

Pero mi valoración global tras más de un año como cliente es positiva y sigo entusiasmado con este proyecto, que creo que todavía nos dará muchas más alegrías (y por qué no decirlo, algún que otro dolor de cabeza también).

Únete a Kuailian

Si quieres unirte a Kuailian, puedes hacerlo a través de este enlace.